La Audiencia Nacional en esta sentencia resuelve un conflicto colectivo motivado por la decisión de una empresa de suprimir los tickets comida durante el primer estado de alarma declarado en 2020 con motivo de la pandemia de Covid-19

Se impugna la medida por considerar que se trata de una modificación sustancial de las condiciones de trabajo en la que se ha vulnerado el procedimiento previsto para llevarla a cabo, y, en consecuencia, se solicita que sea declarada la nulidad de la detracción de las cantidades correspondientes a dichos tickets de comida por los días comprendidos desde el 14 al 31 de marzo y el mes de abril de 2020.

Los tickets de comida en cuestión -por aplicación del correspondiente acuerdo sobre retribuciones-, se materializan en el momento de la incorporación del trabajador a la empresa con la entrega de una tarjeta restaurante que se recarga el día 1 de cada mes, con un importe que coincide con lo que se incluye en la nómina en concepto de «ayuda comida».

En este caso los trabajadores tienen derecho a disfrutar de los tickets restaurante todos los días laborables -incluida la jornada intensiva de verano- por un importe determinado. En el supuesto de trabajar en jornada partida durante la jornada intensiva de verano se devengarán un importe adicional, que será abonado una vez que se termine la jornada intensiva. En caso de que se devenguen dietas por desplazamiento, éstas son incompatibles con la percepción simultánea de la ayuda de comida.

Se produce, igualmente, el descuento correspondiente a las ausencias producidas el tercer mes anterior al de la nómina en curso, siendo éstas las jornadas que no sean efectivamente trabajadas -con independencia de que se reciba o no la remuneración de la empresa-, así como también en las situaciones en las cuales el trabajador se encuentre en situación diferente a la de trabajador en activo.

Además, el saldo acumulado percibido durante el último trimestre del año (meses de octubre, noviembre y diciembre) no caduca el 31 de diciembre del año en curso, pudiendo consumirse durante todo el año siguiente, aunque cualquier otra cantidad anterior se pierde, siendo regularizada y descontada en enero del año siguiente.

En este contexto, los hechos litigiosos tienen lugar con ocasión del confinamiento: desde el 14 de marzo al 30 de abril la mayoría de los trabajadores de la empresa prestaron servicios mediante la modalidad de teletrabajo, lo que motivó que la empresa descontara las recargas de los meses de marzo y abril, retrotrayéndolas con carácter general al 14 de marzo, salvo respecto de aquellos trabajadores que continuaron con trabajo presencial.

Por tanto, la cuestión es determinar si la decisión de la empresa de suprimir los tickets comida durante el estado de alarma supone una modificación sustancial de condiciones de trabajo mediante la imposición unilateral del empresario sin acudir a los procedimientos previstos legalmente, o si no se trata de una modificación sustancial de condiciones de trabajo porque el concepto en que tales tickets se entregan es compensatorio por tener que comer los trabajadores fuera de su domicilio y, en consecuencia, si los trabajadores teletrabajan durante el confinamiento no tienen derecho a su percepción.

Pues bien, los tickets de comida fueron incluidos en un acuerdo de negoción colectiva, suscrito entre la empresa y la representación legal de los trabajadores, por el cual se producía la consolidación de los beneficios sociales de los que venían disfrutando los trabajadores como parte de su estructura retributiva: ayuda comida, seguro médico, ayuda guardería y seguro de vida.

Tal ayuda de comida se devenga por cada día laborable efectivamente trabajado, no devengándose derecho a su percepción en todas aquellas jornadas que no sean efectivamente trabajadas -con independencia de que se reciba o no la remuneración de la empresa- como son los días de vacaciones, de ausencias pagadas o de baja laboral, ya sea por enfermedad o accidente así como en las situaciones en las cuales el trabajador se encuentre en cualquier condición diferente a la de trabajador en activo, como el permiso sin sueldo o la baja maternal o paternal.

Por ello, concluye la Audiencia Nacional, se trata de un derecho de carácter colectivo incorporado a la normativa de aplicación a los trabajadores, y, en consecuencia, no puede ser modificado unilateralmente por la empresa.

Por tanto, afirma, los trabajadores tienen derecho a percibir los tickets restaurante, y la empresa no estaba facultada para ajustar las recargas correspondientes por los días comprendidos entre el 14 de marzo y el 30 de abril de 2020 de manera unilateral, debiendo haber llevado a cabo para ello el procedimiento para la modificación sustancial de las condiciones de trabajo.

En consecuencia, estimando la demanda de conflicto colectivo planteada, declara la nulidad de la supresión de los tickets comida durante el estado de alarma, por suponer una modificación sustancial de las condiciones de trabajo referida a la retribución contenida en los acuerdos de negociación colectiva aplicables en la empresa.

(Sentencia Audiencia Nacional, Sala de lo Social, Sección 1, de 9 de diciembre de 2020, recurso nº 163/2020)

 

Comentarios relacionados

 

Departamento de Documentación de Garrido Abogados