La interpretación contraria produciría una restricción injustificada de ese derecho, que se considera fundamental

La cuestión casacional a resolver en este pronunciamiento era determinar lo que debe entenderse por nombre de una persona física, para delimitar el alcance del ejercicio del derecho a poder oponerse a un tratamiento de datos y poder exigir al gestor de un motor de búsqueda su eliminación de la lista de resultados, obtenida como consecuencia de una búsqueda realizada a través de su nombre. En concreto, se pretendía la aclaración de si ese derecho se refiere a las búsquedas efectuadas a partir del nombre y los apellidos de una persona, o también a aquellas búsquedas realizadas únicamente mediante los apellidos.

Por tanto, la resolución de la cuestión implicaba la interpretación por parte del Tribunal de la normativa de protección de datos de carácter personal al objeto de delimitar si el concepto de búsqueda por nombre de una persona física, que sirve para justificar el ejercicio del derecho de oposición al tratamiento de protección de datos y del derecho al olvido, se refiere a las búsquedas realizadas por nombre y apellidos de una persona, o incluye también las búsquedas realizadas únicamente por apellidos.

El Tribunal Supremo recuerda que debe considerarse identificable toda persona cuya identidad puede determinarse, directa o indirectamente, concretamente mediante un número de identificación o uno o varios elementos específicos característicos de su identidad física, fisiología, psíquica, económica, cultural o social. Por ello, y en atención al ejercicio del derecho al olvido, el cual se reconoce como derecho fundamental, no cabe una interpretación restrictiva del concepto “nombre de la persona afectada”, entendiendo como tal el que sería aplicable únicamente en las búsquedas de internet realizadas a través del nombre y de los dos apellidos de la persona ya que, con ello -añade el Tribunal- se estaría contraviniendo el espíritu y la finalidad de la normativa aplicable, al producirse una restricción injustificada del citado derecho al olvido.

En consecuencia, declara el Tribunal Supremo que el ejercicio del derecho de oposición, rectificación o cancelación del tratamiento de datos, y, del derecho al olvido relativo a la protección de las personas físicas en lo que respeta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, faculta a la persona interesada a exigir del gestor de un motor de búsqueda que elimine de la lista de resultados -obtenida de una búsqueda efectuada tanto a partir de su nombre completo como de sus dos apellidos- vínculos a páginas webs, publicadas legalmente por terceros, que contengan datos e informaciones veraces, relativos a su persona, cuando la difusión de dicha información, menoscabe el derecho al honor, a la intimidad, o a la propia imagen del interesado, y carezca de interés público, o pueda considerarse como tal, por el transcurso del tiempo.

 

(Sentencia Tribunal Supremo, Sala de lo Contencioso, Sección 3, de 27 de noviembre de 2020, recurso nº 6531/2019)

 

Departamento de Documentación de Garrido