Nuestro socio y Director del área concursal, Jose Luis Encinar Telles, participó en nombre de Garrido Abogados en el webinar organizado por CEIM – Condeferación Empresarial de Madrid – CEOE bajo el título “El concurso de acreedores como un instrumento de solución frente a la crisis empresarial derivada del Covid-19 en los sectores de la hostelería, la restauración y el ocio”.

En él, su discurso estuvo dirigido a mostrar al auditorio la utilidad de las figuras del preconcurso y del concurso como soluciones legales adecuadas para controlar la crisis empresarial tras la finalización de la cobertura que prestan los expedientes de regulación temporal de empleo adoptados durante la crisis. 

El escenario que a buen seguro se encontrarán muchas empresas cuando llegue esa fecha – previsiblemente a finales de enero de 2021-, y en especial las que operan en los sectores a los que va dirigido el webinar, será el de una recuperación parcial de su actividad. 

El deber de prudencia empresarial obliga a representarse esa eventual situación con urgencia, y a tomar decisiones haciendo uso de los instrumentos legales que el ordenamiento jurídico pone a disposición. 

La pérdida de volumen de la actividad negocial derivada de la crisis supondrá, en muchos casos, la necesidad de redimensionar la plantilla –los trabajadores son también acreedores, e incluso con privilegios legalmente reconocidos-; renegociar los alquileres de los locales de negocio será en muchos casos una cuestión de supervivencia –el arrendador es otro importante acreedor: la renegociación debe intentarse o, en su caso, acudir a instancias judiciales para adaptar los contratos a la nueva situación, demandas que, hasta la fecha, están generando mucha sensibilidad por parte de los Juzgados-; refinanciar la deuda con el resto de los proveedores es otra necesidad –hay que adelantarse especialmente a las acciones legales que puedan instar ejecutando algún título que suponga el embargo de bienes de la empresa y que la coloque ante un peor escenario de falta de liquidez-; las entidades financieras son acreedores ágiles y profesionalesdiseñar un buen plan de refinanciación que convenza de que sólo se necesita tiempo puede evitar acciones legales que bloqueen el patrimonio empresarial-; las Administraciones públicas merecen especial consideración -hay que tener mucha cautela a la hora de desatender las obligaciones para con ellas y evitarlo en la medida de lo posible dado el carácter privilegiado de sus créditos y las prerrogativas de que disponen tanto frente a la sociedad como frente a sus administradores-…. 

Frente a este escenario más que probable, las figuras jurídicas del preconcurso y del concurso ofrecen una solución a la crisis empresarial que debe ser objeto de consideración por las empresas que puedan verse afectadas. 

La aplicación del mecanismo legal del preconcurso permite llegar a acuerdos de refinanciación con los acreedores  y evita que ellos se adelanten e insten la ejecución de sus títulos propiciando el desmembramiento de bienes de la empresa que puedan resultar necesarios para el desarrollo de la actividad empresarial, cubriendo necesidades más imperiosas que las que hay tras una ejecución singular, lo que también beneficia al conjunto de acreedores evitando que las consecuencias del impago sean más perjudiciales.

Como virtualidad añadida, los acuerdos de refinanciación (renegociando nuevas condiciones sobre préstamos previamente concedidos) y  de reestructuración de la deuda (inyectando nuevos flujos de dinero afectados a condiciones pactadas ad hoc) permiten conseguir adhesiones anticipadas, que serán de utilidad ante una eventual futura declaración de concurso en el que se persiga una solución negocial. 

El concurso de acreedores es, por definición y ante todo, un proceso judicial que se desarrolla ante un Juez Mercantil, que supondrá una salida ordenada para la empresa a su situación de insolvencia,  que bien puede terminar con un acuerdo con los acreedores, o bien con una liquidación de sus activos, con el objeto de convertirlos en dinero y con él proceder al pago de los acreedores. 

En definitiva, insistió Encinar, una decisión pronta y adecuada puede permitir a las empresas un mayor control sobre sus recursos económicos que les permita superar con mayor comodidad la eventual pérdida de actividad que muy probablemente está por venir, o ya se está produciendo, y especialmente, garantizar su futuro más allá de la crisis

 

Departamento de Documentación de Garrido Abogados

 

La firma

Garrido Abogados es un despacho multidisciplinar con una trayectoria de más de 25 años de excelencia y compromiso.

Firma de referencia en la abogacía de los negocios en España, brinda un servicio a medida, con la excelencia como seña de identidad.

Contáctenos

Madrid, España
Garrido Abogados
Calle Santa Engracia, 14-16. 28010 Madrid
Tel.: 913 196 062
Fax: 913 102 488
Email: abogados@garrido.es