La condición de socio se pierde cuando se le abona el valor de su participación, mientras tanto conserva todos sus derechos. Si la sociedad entra en situación de concurso antes de hacer efectivo el abono su crédito se calificará como subordinado

El supuesto de hecho del que trae causa el recurso que resuelve el Tribunal Supremo en esta ocasión es la declaración, mediante sentencia firme, del derecho de separación de varios socios de una sociedad mercantil por falta de distribución de dividendos. En la sentencia, además, se condena a la empresa a reembolsar a los socios separados el valor razonable de las acciones de las que son titulares. A tales efectos el Registro Mercantil designa auditor de cuentas para determinar el valor razonable de las citadas acciones, siendo la valoración fijada impugnada judicialmente por parte de la empresa. Con posterioridad dicha sociedad es declarada en concurso voluntario de acreedores.

Los herederos de uno de los socios que ejerció su derecho de separación, comunicaron a la administración concursal su crédito proveniente del derecho de separación y solicitaron su calificación como ordinario. No obstante, la citada administración concursal lo incluyó en la lista de acreedores como subordinado, ya que el causante era socio de la empresa con una participación superior al 10%. Los citados herederos impugnan la lista de acreedores, con la oposición de la otra parte.

En la cuestión sometida al Tribunal Supremo, éste debe determinar el momento en el que se pierde la condición de socio tras haberse ejercitado el derecho de separación.

A estos efectos, afirma el Tribunal, la Ley de Sociedades de Capital no prevé el momento en que, ejercitado el derecho de separación, el socio pierde tal condición; asimismo reconoce que tampoco hay jurisprudencia que resuelva expresamente dicha cuestión.

Pues bien, según su interpretación de los preceptos normativos de aplicación, considera que cuando se ejercita el derecho de separación se inicia un procedimiento que consta de varias actuaciones:

  • Información al socio sobre el valor de sus participaciones o acciones.
  • Acuerdo o, en su defecto, informe de un experto que las valore.
  • Pago o reembolso (o en su caso, consignación) del valor establecido.
  • Otorgamiento de la escritura de reducción del capital social o de adquisición de las participaciones o acciones.

Y entiende que para que se produzcan los efectos del derecho de separación (extinción del vínculo entre el socio y la sociedad) debe haberse liquidado la relación societaria, lo cual se produce cuando se paga al socio el valor de su participación, pero mientras esto no sea así el socio lo sigue siendo y mantiene los derechos y obligaciones inherentes a dicha condición.

Por tanto, la condición de socio no se pierde con la mera notificación a la sociedad del ejercicio del derecho de separación.

En relación a la clasificación del crédito resultante del ejercicio del derecho de separación, de nuevo la Ley de Sociedades de Capital no fija el momento en que surge el derecho al reembolso del valor de las participaciones en el capital social de la empresa. No obstante, afirma el Alto Tribunal que de una interpretación conjunta de varios preceptos de la norma “cabe deducir que nace en la fecha en que la sociedad ha recibido la comunicación del socio por la que ejercita su derecho de separación”, añadiendo que tal momento es el que hay que tener en consideración para la valoración de su participación -en una sentencia anterior del Tribunal, en cuya doctrina se reafirma, señaló que la comunicación de separación tiene naturaleza recepticia; el derecho de reembolso es inmediato al ejercicio del derecho de separación, sin perjuicio de que este momento desencadene operaciones posteriores de valoración-.

Y también por aplicación de su doctrina ya reiterada sobre subordinación de un crédito, señala que cuando la sociedad recibió la comunicación de separación nació el crédito proveniente del derecho de separación, y teniendo su titular la condición de socio, por tanto, su cualidad es de persona especialmente relacionada con el deudor.

La situación del socio que ejerce su derecho de separación no es igual a la situación del socio de la sociedad liquidada ya que, el derecho del socio que ha ejercido el derecho de separación nace al recibir la empresa la comunicación de ejercicio del derecho, y, sin embargo, el derecho del socio que no ha ejercitado el derecho de separación surge cuando se liquida la sociedad.

En consecuencia, concluye el Tribunal Supremo, si la comunicación del derecho de separación es previa a la declaración de concurso, como ocurre en el caso enjuiciado, el crédito del socio debe ser considerado concursal. No obstante, en el supuesto del socio que no ejercita el derecho de separación la cuota de liquidación es extraconcursal.

En relación a la subordinación del crédito generado por el ejercicio del derecho de separación afirma el Tribunal Supremo que concurren en este caso los dos requisitos fijados por la Ley Concursal para considerar tal crédito como subordinado. Por un lado, un requisito subjetivo derivado de que el socio sea una persona especialmente relacionada con el deudor con una participación superior al 10%, y, por otro lado, en relación al requisito objetivo de que el crédito derive de un negocio jurídico, ya que el crédito de reembolso implica una recuperación de la inversión realizada, por lo que tiene una naturaleza análoga a un negocio de financiación de la sociedad.

Lo resuelto por el Tribunal Supremo en esta sentencia supuso un primer pronunciamiento sobre el momento en que debe entenderse producida la desvinculación de la sociedad por el socio que ejercita su derecho de separación por falta de distribución de dividendos, si bien ha sido reiterada a continuación por otras posteriores, de 2 y 9 de febrero de 2021, por lo que podemos hablar de la existencia de jurisprudencia sobre la cuestión.

 

(Sentencias Tribunal Supremo, Sala de lo Civil, Sección 1, de 15 de enero de 2021, recurso nº 2424/2018 y, de 2 de febrero de 2021, recurso n.º 2403/2018)

 

Departamento de Documentación de Garrido