Que las cuentas de varios ejercicios se agrupen para ser examinadas y aprobadas, pese a que así puedan resultar aprobadas no es más que una anomalía que no afecta al ejercicio del derecho de separación

En el caso concreto de los autos, celebrada junta general de la sociedad en 2017, siendo su orden del día el examen y aprobación de las cuentas de los ejercicios 2013, 2014 y 2015, se acuerda que los beneficios del ejercicio 2013 se destinen íntegramente a reservas, sin reparto de dividendos, habiendo habido pérdidas en los ejercicios 2014 y 2015, lo que motivó que el socio ejercitase su derecho de separación.

La cuestión planteada al Tribunal Supremo es la delimitación del concepto de “ejercicio anterior” a efectos del artículo 348 bis de la Ley de Sociedades de Capital. Es decir, si para poder ejercitar el derecho de separación debe entenderse como tal cualquier ejercicio sometido a la aprobación de sus cuentas en la junta general que acuerda la no distribución de dividendos o al ejercicio inmediatamente anterior a la fecha de celebración de dicha junta general.

El Juzgado de lo Mercantil interpretó en la instancia que por «ejercicio anterior» hay que entender cualquier ejercicio cuyas cuentas hubieran sido aprobadas en la junta general que acordó la no distribución de dividendos, ya que dicho acuerdo puede ser adoptado en una junta celebrada fuera de plazo.

Por su parte, la Audiencia Provincial interpretó que el artículo 348 bis RDLeg. 1/2010 (TR Ley de Sociedades de Capital) no prevé situaciones de agrupación de anualidades, ya que dicha norma legal dispone en su artículo 164, que las cuentas se formulan y aprueban anualmente, añadiendo que el socio al no realizar ninguna acción para que las cuentas anuales del ejercicio 2013 se examinaran y aprobaran en el ejercicio 2014, no puede pretender que el ejercicio de 2013 se considere ejercicio anterior.

Pues bien, analizando los preceptos de la Ley de Sociedades de Capital aplicables al caso, el Tribunal Supremo afirma que legalmente se concibe a las cuentas como documento o documentos de periodicidad anual que deben ser aprobadas o rechazadas, y, en caso de ser aprobadas, sobre ellas procede decidir la aplicación del resultado de manera anual, destacando como “anomalía” que las cuentas de varios ejercicios se agrupen para ser examinadas y aprobadas, pese a que así puedan resultar aprobadas.

En consonancia con lo anterior, concluye que el concepto “ejercicio anterior” se refiere exclusivamente a la anualidad inmediatamente anterior a la celebración de la junta general en la que se acuerde la no distribución de dividendos. Añadiendo en este sentido que la nueva redacción del artículo 348 bis de la Ley de Sociedades de Capital reafirma tal interpretación, ya que recoge expresamente el término ejercicio anterior para establecer las condiciones del ejercicio del derecho de separación.

Permitir que el concepto se refiriera a una pluralidad de ejercicios cuyas cuentas son examinadas en una misma junta general supondría extender el periodo establecido por la ley para poder ejercer el derecho de separación, y ello implicaría inseguridad jurídica, matiza el Alto Tribunal.

Finalmente, recuerda que no obstante, aunque la acumulación de ejercicios sociales en una única junta puede perjudicar al socio minoritario, éste puede ejercitar la solicitud de convocatoria judicial o registral, o la impugnación de los acuerdos sociales.

 

(Sentencia Tribunal Supremo, Sala de lo Civil, Sección 1, de 25 de febrero de 2021, recurso nº 3297/2018)

 

Departamento de Documentación de Garrido