Procede recordar que nos encontramos en periodo de formulación de cuentas, auditorías y preparación de juntas para la aprobación de las mismas.

La situación extraordinaria en la que nos encontramos a raíz de la crisis sanitaria provocada por el COVID-19 ha alterado nuestras vidas y también los plazos para todos estos trámites.  

En efecto, el art. 40, del Real Decreto-Ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19 (BOE de 18 de abril de 2020) reguló estas cuestiones, y a su vez ha sido modificado por el Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19 (BOE de 1 de abril de 2020).

 

Pues bien, la situación legal queda establecida tras esta última norma del siguiente modo:

  • El plazo de formulación de cuentas. Se suspende el plazo establecido en la Ley de Sociedades de Capital de tres meses desde cierre de ejercicio y se reanudará por otros tres meses desde la fecha en que finalice el estado de alarma. Por tanto, el plazo para llevarlo a cabo, no finaliza el 31 de marzo.
  • En el caso de las auditorías de cuentas obligatorias ya formuladas a fecha de declaración del estado de alarma, el plazo para dicha verificación se entenderá prorrogado por dos meses a contar desde que finalice el estado de alarma.
  • La junta general ordinaria para aprobar las cuentas del ejercicio anterior se reunirá necesariamente dentro de los tres meses siguientes a contar desde que finalice el plazo para formular las cuentas.
  • Las sesiones de los órganos de administración, aunque no esté previsto estatutariamente, se podrán celebrar por videoconferencia, entendiéndose la sesión celebrada en el domicilio de la persona jurídica. Igualmente durante este periodo de alarma los acuerdos de estos órganos se podrán adoptar mediante votación por escrito y sin sesión si lo decide el Presidente o lo solicitan al menos dos de los miembros del órgano, entendiéndose celebrada la sesión en el domicilio social.
  • Las juntas generales. Si la convocatoria se ha publicado antes de la declaración del estado de alarma y el día de celebración es posterior a esa declaración, el órgano de administración puede modificar el lugar y hora previstos para la celebración de la junta o revocar el acuerdo de convocatoria mediante publicación en la página web -o a falta de esta en el BOE- del anuncio, que se ha de publicar con una antelación mínima de cuarenta y ocho horas. Si se ha revocado la convocatoria se convocará una nueva dentro del mes siguiente a la fecha en que finalice el estado de alarma. Si se requirió presencia notarial y se celebra la junta, el notario podrá utilizar medios de comunicación a distancia en tiempo real para levantar el acta de la Junta.
  • Los socios no podrán ejercitar el derecho de separación hasta que finalice el estado de alarma.
  • Durante la vigencia del estado de alarma se suspende el plazo de caducidad de los asientos de presentación, y el cómputo se reanudará al día siguiente de la finalización del estado de alarma.

 

Además hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • En caso de que la sociedad concurra en causa de disolución legal antes o durante la declaración del estado de alarma, el plazo para la convocatoria de la Junta general para este fin se suspende hasta que finalice el estado de alarma. Si la causa legal o estatutaria de disolución hubiera acaecido durante la vigencia del estado de alarma, los administradores no responderán de las deudas sociales contraídas en ese periodo.
  • Mientras esté vigente el estado de alarma, se suspende la obligación de solicitar la declaración del concurso por el deudor que se encuentre en estado de insolvencia.

 

Por último y en relación a la formalización de escrituras en las notarías hay que señalar lo siguiente: 

  • Solo será obligatorio atender aquellas actuaciones de carácter urgente, así como las que determine el Gobierno.
  • El notario se abstendrá de citar a interesados para actuaciones que no revistan dicho carácter.
  • La oficina notarial deberá procurar un teléfono de contacto, así como un correo electrónico para atender tales actuaciones. Estos medios están publicados en la página web notariado.org.
  • El interesado que considere urgente una actuación notarial deberá contactar por teléfono o en lo posible presentar telemáticamente un escrito en la citada página web en el que deberá indicar sus datos de identificación, incluido teléfono, así como la actuación notarial demandada.

 

Asimismo, el servicio urgente se prestará en las siguientes condiciones:

  • No se admitirá el acceso a la notaría a nadie distinto del propio interesado y conforme a la legislación notarial otros intervinientes como intérpretes o testigos.
  • La actuación notarial se desarrollará exclusivamente en la oficina notarial y por el tiempo imprescindible.
  • El interesado citado con día y hora que acuda a la notaría deberá acudir a la misma con aquellos medios de autoprotección que garanticen la seguridad sanitaria.
  • En la notaría, tanto el personal de la oficina pública notarial, como el notario adoptarán las medidas de separación y alejamiento físico recomendadas por las autoridades.
  • Para garantizar la prestación del servicio público notarial, el notario establecerá, de ser posible, turnos, de conformidad con la legislación laboral.
  • El notario facilitará, a tal efecto, a sus empleados un documento a modo salvoconducto que les pueda permita justificar que acuden a su puesto de trabajo.

 

 

Jesús Chavarría Blanco

Director del Área Mercantil Societario de Garrido Abogados

 

 

La firma

Garrido Abogados es un despacho multidisciplinar con una trayectoria de más de 25 años de excelencia y compromiso.

Firma de referencia en la abogacía de los negocios en España, brinda un servicio a medida, con la excelencia como seña de identidad.

Contáctenos

Madrid, España
Garrido Abogados
Calle Santa Engracia, 14-16. 28010 Madrid
Tel.: 913 196 062
Fax: 913 102 488
Email: abogados@garrido.es