La reciente jurisprudencia del Tribunal Supremo sobre el cálculo de la amortización de los inmuebles adquiridos a título gratuito que se encuentran arrendados obligará a la Administración a un cambio de perspectiva respecto de la tributación de este tipo de rentas en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Nuestro presidente, Miguel Ángel Garrido Riosalido, dedica su artículo mensual en la Revista Iuris & Lex al análisis de su sentencia de 15 de septiembre de 2021 y de las cuestiones colaterales que plantea.

Y es que, si bien aclara cómo debe calcularse la base de amortización en estos casos, sobre la base del valor declarado a efectos del ISD, el pronunciamiento deja cuestiones en el aire que van a exigir un pronunciamiento de la Administración tributaria antes de la próxima Campaña de renta 2021, como es el caso de la determinación del valor de adquisición de los inmuebles transmitidos que previamente han sido arrendados, respecto de los cuales habrá que determinar si reducen su valor las amortizaciones efectivamente deducidas, aunque sean inferiores a las mínimas, o bien estas.

En definitiva, sentencia de marcado sentido pro contribuyente que deberá ir acompañada de actuaciones posteriores por parte de la Administración en ese mismo sentido.

 

Leer el artículo