En la medida en que la entrega de cantidades de dinero por los usuarios de la página web a cambio de los contenidos no condiciona el acceso a los mismos por los usuarios, estamos ante donaciones

Plantea la consulta una persona física, que dispone de una página web en la que comparte material docente, que se plantea recibir ingresos del siguiente modo:

Mediante un mecanismo de donaciones o «botón de donaciones». No habría un importe mínimo preestablecido para esas donaciones. Además, serían anónimas y su no aportación no restringiría el acceso, ni la descarga, de los documentos habilitados en la página web.

Mediante un sistema de anuncios comerciales, adaptándose el contenido de los anuncios a los intereses del visitante. Los ingresos se recibirían en función de las entradas de los visitantes a dichos anuncios.

Tal y como se define en nuestro Código Civil, la donación es un acto de liberalidad por el que una persona dispone gratuitamente de una cosa en favor de otra, que es aceptada por ésta. Y también lo es la que se hace a una persona por sus méritos o por los servicios prestados al donante, siempre que no constituyan deudas exigibles.

Por lo tanto, el ánimo de liberalidad es fundamental para conceptuar una determinada operación como donación, y desde luego también lo es para determinar si concurre el hecho imponible del Impuesto sobre Donaciones, cuya exigencia concurre en estos casos.

La cuestión es que, tal y como lo ha interpretado la jurisprudencia civil, el ánimo de liberalidad no sólo no se puede presumir sino que debe constar de forma indiscutible.

Aplicado ello al supuesto de consulta, resulta que en la medida que la entrega de cantidades de dinero por los usuarios de la página web no condiciona el acceso a los contenidos cumple los requisitos de la donación al producir un enriquecimiento del donatario y, simultáneamente, un empobrecimiento del donante, con la intención de hacer una liberalidad, señala la DGT.

Ello desencadena la obligación para el titular de la web de someterse a la mecánica del impuesto, por lo que deberá poner especial atención -señala- en identificar a los donantes a los efectos del correcto cumplimiento de la obligación de liquidación y de acumulación.

Finalmente, los rendimientos que pudiera obtener por los servicios de publicidad derivados de la cesión de espacios de la página web deben conceptuarse como rendimientos de actividades económicas, pues suponen una ordenación de medios con la finalidad de intervenir en el mercado.

(Consulta DGT, de 4 de diciembre de 2019, consulta n.º 3320/2019)

 

Departamento de Documentación de Garrido Abogados

La firma

Garrido Abogados es un despacho multidisciplinar con una trayectoria de más de 25 años de excelencia y compromiso.

Firma de referencia en la abogacía de los negocios en España, brinda un servicio a medida, con la excelencia como seña de identidad.

Contáctenos

Madrid, España
Garrido Abogados
Calle Santa Engracia, 14-16. 28010 Madrid
Tel.: 913 196 062
Fax: 913 102 488
Email: abogados@garrido.es