Miguel Ángel Garrido: “Cada vez se reducen más los derechos de los contribuyentes”

    22 enero 2018

     

    Miguel Ángel Garrido Riosalido, socio director de Garrido Abogados, comparte en una entrevista con Expansión sus impresiones sobre las políticas fiscales, cambios legislativos  y el papel de la Agencia Tributaria en la actualidad. Tras la celebración de los 25 años de la fundación del despacho que dirige, anuncia el cambio a una nueva sede en la Calle Santa Engracia donde continuarán creciendo con el objetivo de lograr duplicar la facturación y consolidar en todas sus áreas de práctica a la firma.

    El fiscalista e inspector de Hacienda en excedencia considera que las normas tributarias hoy en día sólo “tienen como objetivo recaudar más”.

    La política fiscal debe ser una herramienta al servicio de la economía, pero hoy “está al servicio recaudatorio”. Miguel Ángel Garrido, fundador y socio director de Garrido Abogados, habla desde la experiencia. Es un reputado fiscalista e inspector de Hacienda en excedencia. En su opinión, “cada vez hay más desigualdad” y la norma tributaria tiene mucho que ver con ello.

    Ante la idea preconcebida de que las grandes empresas españolas pagan pocos impuestos, Garrido es contundente: “Eso es un bulo”. En su opinión, estas firmas contribuyen “en función de lo que generan en España”. No hay que perder de vista que también tributan en otros países. Otro caso muy diferente es el de las “multinacionales que se deslocalizan fiscalmente”. Aquí, Garrido es muy crítico y asegura que “hay que controlarlo”, aunque reconoce que no es fácil.

    Mientras que los impuestos indirectos, como el IVA, están muy coordinados a nivel europeo, no ocurre lo mismo con los tributos directos, como, por ejemplo, el Impuesto de Sociedades. Hacer una política común en la UE “es muy complicado porque restas potestad tributaria a los estados”. Sin embargo, es aquí donde más hincapié hay que hacer porque, para Garrido, “esto es lo más justo: el que más tenga, que también sea el que pague más”.

    Sin embargo, “es más fácil gestionar los impuestos indirectos, aunque sean menos justos y menos redistributivo”. Habría que buscar el equilibrio entre ambos tipos.

    Miguel Ángel Garrido insiste en este aspecto, porque considera que “con los últimos cambios legislativos, cada vez se están reduciendo más los derechos de los contribuyentes”. En opinión de este experto, “la norma fiscal es muy cambiante y sólo tiene como objetivo recaudar más”, y eso tiene su reflejo en la sociedad. “El ambiente está enrarecido; entras en la Agencia Tributaria y ya pareces un delincuente”. Por eso, el socio director de Garrido Abogados apuesta por “humanizar” este organismo, que “tendría que ser más educador y menos represivo”.

    Una vez más, se trata de encontrar el equilibrio. “Con la necesidad de gasto público, todos los fiscos del mundo son voraces”, pero eso no implica que haya que perder de vista la parte social y la función dinamizadora de las políticas fiscales. Pero hoy en día, “el Estado de Derecho ya no protege al ciudadano; lo vigila”, se lamenta.

    Información

    Garrido se refiere a los constantes requerimientos de información de Hacienda. “El fisco español es el que más datos pide y el que más información tiene”. Y eso, asegura, “también es una carga para las empresas”, que tienen que destinar más recursos a cumplir con estas solicitudes. En el fondo, se trata sólo de contrastar la información que ya está en manos de la Agencia Tributaria, porque es tal el control que tiene sobre la actividad de los contribuyentes que “no tendría que ser necesario presentar la declaración”.

    Es más, el fundador de Garrido Abogados se muestra partidario de simplificar el sistema de liquidación de impuestos. Hace hincapié en que no se trata de pagar más o menos tributos, pero sí de hacerlo de una forma sencilla que no suponga cargas adicionales.

    Estrategia de crecimiento.

    Garrido Abogados celebró el año pasado su 25 aniversario y su fundador, Miguel Ángel Garrido, asegura que se ve con fuerza para seguir liderando el proyecto. “Estoy enamorado de lo que hago”. Su objetivo para la próxima década “es duplicar la facturación y dejar un despacho consolidado”. Para ello, es consciente de que debe aumentar la plantilla y reforzar sus áreas de prácticas. Aunque el origen del bufete está en el área de fiscal, también cubren mercantil, penal y procesal. Actualmente, son más de cien abogados en plantilla y el año pasado su facturación aumentó por encima del 10%, hasta superar los doce millones de euros. Para acometer este crecimiento, la firma está trabajando este mes en la mudanza a su nueva sede en Madrid, en la que contará con 3.000 metros cuadrados, incluyendo un auditorio, en un edificio de cuatro plantas en la calle Santa Engracia. En el primer trimestre del año, Garrido espera cerrar dos fichajes nuevos. Su intención es incorporar talento procedente de la Administración, tanto inspectores de Hacienda como magistrados.

    © Garrido Abogados 2018